LOADING CLOSE

Pastilleros con receta: la sociedad de las pastillas.

Pastilleros con receta: la sociedad de las pastillas.

Parece una broma de mal gusto, muchos de los que se llenan la boca criticando a los jóvenes que consumen drogas de diseño, son los mismo que necesitan tomar pastillas para poder dormir todas las noches.

La diferencia claro es que uno se toma las pastillas ilegales y al otro se las recetó el médico. Por supuesto que hay personas que necesitan consumir fármacos por padecer dolencias que lo justifican ahora, particularmente no me refiero a ellos, hago mención a los otros, de los que todos conocemos algún caso.

El consumo de pastillas en nuestras sociedades es de escándalo, si, literalmente estamos viviendo en sociedades de pastilleros recetados. Las pastillas para dormir y los analgésicos se consumen a lo bestia, es el recurso fácil y rápido, a la primera la pastillita.

Lo lamentable es que por si fuera poco se condiciona a las nuevas generaciones simplemente con el ejemplo, los niños y adolescentes de hoy día tienen la conducta de sus padres pastilleros como modelo.
 
Recordemos que el primer nivel de condicionamiento al que somos expuestos es al familiar y con el ejemplo se enseña mejor que con las palabras.
 
Los servicios públicos de salud mental en la mayoría de los países de occidente contemplan la atención psiquiátrica, dejando de lado el recurso terapéutico como complemento y herramienta para dar solución a los problemas de fondo que aquejan al individuo, es decir, el servicio de atención a nivel psicológico es mínimo o directamente inexistente; similar a lo que sucede con el servicio de odontología. El argumento para justificarlo por lo general es la falta de recursos, aunque para otros es simplemente dejar que le negocio siga prosperando.
 
En España por ejemplo, basta ir al médico de cabecera y dejar caer que tiene dificultades para dormir que seguro sale por la puerta de la consulta receta en mano para adquirir legalmente sus pastillas. Ni que decir si le llega a comentar que además de los problemas relacionados con el sueño tiene estados leves de depresión, seguro se gana directo el pase al psiquiatra, el cual no tiene más que darle otras recetas con una buena batería de pastillas varias para mandarlo su casa y observar la evolución.
 
Lógico, si solo le recetan pastillas y no se completa con una terapia psicológica o de otra índole evidentemente lo que se logrará es otro adicto a los comprimidos. Un cliente más enganchado a las pastillas y a mover el gran mercado farmacéutico que mueve montañas de dinero. Las mismas farmacéuticas, algunas de las cuales en la 2ª Guerra Mundial realizaban experimentos con inocentes en los campos de exterminio de seres humanos de los Nazis, son las que deciden quien vive y quien muere, es decir, no todos los habitantes del planeta serán beneficiados con sus drogas.
 
África por ejemplo no llega a ser rentable puesto que claro, a quién le importan algunos miles de negritos muriendo, si total, son pobres y se van a morir igual rápidamente por una causa u otra; o por el SIDA o por los tiros en las revueltas, al final terminarán muertos sin haber vivido.
 
No tengo nada en lo absoluto contra la psiquiatría, muy por el contrario, considero que se debe combinar con la psicología aunque claro, cuando proceda realmente. El tema es como comentaba anteriormente, los sistemas públicos de salud por lo general ni siquiera contemplan la posibilidad de permitir entrar en acción a la psicología. Lógicamente que a las farmacéuticas le viene estupendo seguir aumentado su número de pastilleros y las farmacias seguir actuando de camellos que pagan sus impuestos al gobierno rigurosamente.
 
Tampoco tengo nada contra los medicamentos en si mismo o las pastillas, simplemente estoy en contra del abuso de los mismos y de la receta indiscriminada por parte de los servicios de salud. Si prestamos atención a nuestro alrededor estoy seguro que encontraremos a una gran cantidad de pastilleros legales, adeptos a la pastillita y que por cierto, basta observarles superficialmente para detectar la calidad de vida que llevan.
 
Al final de cuentas, entre los adictos que consumen las drogas legales y los otros con las ilegales, lo cierto es que el número de adeptos a las pastillas y adictos en nuestras sociedades aumenta sin control día a día.
 
La salud es un derecho aunque para muchos es un gran negocio; ¿y tú, eres adepto a las pastillas?  

Author: Daniel Costa Lerena

Psicólogo Clínico, Master en Coaching y NLP-DBM.
Webmaster y Blogger.

(7) Comments
  1. Excelente artículo y lleno de muchas verdades aunque le duela a más de uno. Ahora todo se soluciona a base de pastillas y termina siendo un gran negocio. Los médicos a la primera te atiborran de drogas para luego cambiarlas por otras y todo sin garantía alguna. Las pastillas son la vía fácil pero no hay que olvidar que la mayoría de las enfermedades son psicosomáticas.

    1. Muchas gracias Pedro por la valoración del post. En realidad lo que comentas tampoco es una solución, la mayoría de las veces el consumo de fármacos solo se convierte en un pueril mecanismo de evasión o funciona como un simple placebo. Un saludo.

  2. Te pasaste con este post y me gustó mucho. Hay que sacarles la careta a los hipócritas que te señalan por tomarte un ácido y después ellos para dormir se meten un coctel de Valium. Al final de drogatas y de otras cosas estamos rodeados…si hasta me quedó tipo tango la rima y todo.

    1. Gracias por la valoración que haces del artículo y sobre todo por darnos tu opinión sobre el tema. Coincido contigo en que el grado de hipocresía en nuestras sociedades está por las nubes, y no solo respecto del tema en cuestión. Y por cierto, me encanta el tango. Un saludo.!

  3. Y quien no se ha tomado alguna pastilla alguna vez???? no digo drogas sino para algun problema de salud. Pero bueno lo que dices es verdad y lo de antes que dije era medio en broma. La verdad me gustó mucho lo que dijiste.

Deja un comentario