LOADING CLOSE

Una madre vende a su hijo por 10.000 euros.

Una madre vende a su hijo por 10.000 euros.

A través de un anuncio en internet una madre pone en venta a su hijo nonato.

Una madre de Constanza, ciudad de Rumanía a orillas del Mar Negro, decidió poner en venta a su hijo a través de un anuncio en internet. Una investigación realizada por periodistas del periódico Ring, sacó a la luz que lo anterior es un hecho comprobado y a éstas alturas denunciado ante la justicia competente.
El anuncio publicado en internet ofreciendo la venta del niño es el siguiente:

21de enero de 2013. “Buenas noches, me llamo M y tengo 26 años. Estoy embarazada, me enteré hace una semana y por mis cálculos estoy embarazada de tres meses…quisiera encontrar una familia para el futuro bebé, yo ya tengo una niña pequeña de cuatro añitos nacida sana.

El problema es que yo no tengo la posibilidad de criar otro niño pequeño…nunca me hice un aborto y siempre estuve en contra de él y después de cuatro añitos me quedé embarazada y quisiera una familia buena y bien posicionada financieramente para ayudarme y para ofrecer al niño una vida mejor sin que le falte de nada.

Yo no me puedo permitir criar otro niño pequeño…yo me divorcié hace dos años…después de un tiempo yo traté de tener una relación pero lamentablemente fracasó y yo me quedé con un bebé…ni esa persona ni mis padres saben que yo estoy embarazada…por favor de corazón las personas serias que deseen entren en contacto conmigo en esta dirección de correo: “……@yahoo.com”.

Entiendo procede aclarar que tuve grandes dificultades para lograr traducir el mensaje original, escrito en rumano obviamente, pues el mismo fue redactado con una pésima estructura gramatical y repleto de faltas de ortografía. Incluso en un primer momento llegué a pensar que estaba ante un cierto grado de involución en mi dominio del rumano, cosa que pude comprobar no era en modo alguno así gracias a colegas que me confirmaron que ni ellos mismos, siendo rumanos, lograban entender claramente el anuncio publicado en internet.

Los reporteros del periódico Ring entraron en contacto con la madre vendedora a través del correo electrónico el cual se reflejaba en el anuncio, y se comprobó que utilizaba un nombre falso como también otros detalles que no coincidían con la realidad. Los reporteros le escribieron diciendo que eran una familia acomodada de Bucarest que no podían tener hijos; en poco tiempo recibieron respuesta a su mensaje por parte de la madre que intenta vender a su hijo:

“Yo ya tengo una hija pequeña de cuatro y quisiera una vida mejor para ella…mi oferta es de 10.000 euros, hacemos los papeles legales y todo lo necesario para que éste bebé que espero sea vuestro”.

En su respuesta a los presuntos padres interesados, la madre adjuntó una ecografía de su hijo en venta. Posteriormente las negociaciones con la madre que intentaba vender a su hijo continuaron con los reporteros a través del Messenger.

La primera pregunta por parte de la joven madre era si realmente estaban dispuestos a pagar los 10.000 euros que ella pedía por su hijo todavía no nacido. Además dejó bien claras algunas condiciones sobre la venta de su hijo; los padres adoptivos deberían dar una parte del dinero en concepto de adelanto, para que ella pudiera mudarse de casa de sus padres a vivir a un apartamento con su hija de cuatro años hasta el momento del nacimiento de su hijo en venta. La misma sería la excusa que daría a sus padres para no levantar sospechas, pues el mudarse a Bucarest con su hija sería por un presunto trabajo que había conseguido en la capital de Rumanía.

Aparte de la ecografía de su embarazo de 17 semanas que envió previamente, también adjuntó fotos de ella y su pequeña hija; probablemente en un intento de garantizar la “calidad del producto” que estaba ofreciendo.

Los padres compradores se encuentran con la madre vendedora.

Dos semanas después de haber entrado en contacto con la madre que intentaba vender a su hijo, los reporteros lograron la tan ansiada entrevista cara a cara con ella; la cual se produjo en una cafetería de Constanza. La madre que pretendía vender a su hijo nonato, se presentó a la entrevista con los presuntos padres adoptivos acompañada de su hija de cuatro años, y explicó que deseaba recibir 5.000 euros por adelantado para poder cerrar el trato. Dicho dinero sería para poder mudarse de casa de sus padres y realizarse exámenes médicos para controlar su embarazo. El resto del total pactado por la venta de su hijo, es decir 5.000 euros, deberían ser pagados por los padres adoptivos al nacer el pequeño.

Al poco tiempo los presuntos padres adoptivos interesados en la compra del bebé, los cuales recordemos eran los periodistas, le manifiestan que han perdido interés en dicha compra. La respuesta a los reporteros por parte de la presunta madre desesperada por vender a su hijo, parecía más propia de un hombre de negocios: “yo soy una persona correcta y sincera; ustedes son personas indecisas y yo tengo varias ofertas”.

Vale decir que la joven madre hoy día vive con sus padres, luego de un matrimonio desafortunado y de vivir algunos años en el extranjero en dónde trabajaba para sacar adelante a su primera hija. A su regreso a Rumanía mantuvo una relación con otro hombre, la cual ocultó a su marido y familiares; precisamente de dicha relación surge el embarazo no deseado y el motivo de que hoy sea centro de atención de los medios y de la polémica. Su precaria situación económica propició que la joven madre tomara la decisión de poner en venta a su hijo a través de un anuncio en internet.

Una vez publicado el reportaje de investigación y que la venta de un niño a través de internet provocara la polémica, la madre vendedora del niño amenazo a través de un SMS a la reportera que se hizo pasar por madre adoptiva:

“Gracias por todo. Los voy a demandar porque no tenían ningún derecho de hacer esto!”.

Al no encontrar respuesta alguna por parte de los periodistas, la madre que pretende vender a su hijo continuó insistiendo, esta vez enviándoles mensajes de texto con insultos:

“Que seas maldecida de por vida idiota del demonio, y que lo que te han pagado por hacer el reportaje te sirva para comprarte velas!”

Recientemente, los reporteros del periódico Ring también demostraron lo sencillo que es por ejemplo comprar óvulos de una mujer por apenas 1.000 euros; como también comprar órganos diversos, un trozo de hígado por 12.000 euros, un riñón por 15.000 euros o un testículo por 50.000 euros.

Lo realmente curioso y hasta surrealista de los resultados de la investigación, es que parece ser que el precio de una vida en comparación con la de un órgano es mucho más barata.

Como consecuencia de la publicación de la investigación llevada a cabo por los periodistas de Ziarulring, la Policía Judicial del Distrito de Constanza abrió una investigación oficial sobre el hecho. Bogdan Paduraru, vocero del IPJ (Inspectoratul de Politie al Judetului), manifestó al periódico Ring que habían comenzado las diligencias del caso y se estaban valorando las posibles acciones legales a tomar por parte de dicha institución.

En mi opinión personal tampoco hay que rasgarse las vestiduras, porque cualquiera que se mueva un poco por los países de la Unión Europea sabe muy bien que se compran niños por mucho menos dinero. Como también se pueden comprar fusiles de asalto a estrenar e incluso, si se le pone un poco de ganas al asunto, igual uno se hace hasta con alguna dosis de gas sarín.

Cuando publiqué tiempo atrás un artículo sobre la venta de seres humanos, no fueron pocos los que me etiquetaron de exagerado e incluso pusieron en duda muchas de mis afirmaciones.

Debo confesar que la denuncia pública realizada por el periódico Ring sobre la venta de un niño a través de internet en cierto modo me reconforta, no precisamente por el hecho en sí, el cual me resulta bizarro en toda regla, sino por contar con una prueba de que muchas de las cosas que afirmé en mi articulo son ciertas; y porque queda claro que si las escribe una nadie como yo es probable que sean mentiras o inventos, pero si lo hace un medio de prensa seguro que es verdad.

Es lo que hay, así se piensa en nuestras sociedades y así es como funcionamos. Tampoco se crea nadie que la venta de niños se realiza solo en países como Rumanía o del Este de Europa; insisto, cualquiera que indague un poco, comprobará que en muchos de los países de la UE uno puede comprar no solo un niño, también adolescentes o incluso adultos como si fueran simples objetos materiales.

fuente: ziarulring.ro

Author: Daniel Costa Lerena

Psicólogo Clínico, Master en Coaching y NLP-DBM. Webmaster y Blogger.

(10) Comments
    1. Lamentablemente en modo alguno es una broma y la justicia competente tomó cartas en el asunto. Ahora, sería bueno que partir de denuncias como éstas comenzáramos a reflexionar sobre el modelo de sociedad que pretendemos. Gracias por tu comentario.

  1. Es de juzgado de guardia, esa mujer debería estar presa porque una cosa es dar un niño y otra muy distinta es venderlo. También es cierto que otras cosas que dices son ciertas y nadie quiere verlas por vergüenza ajena. Muy claro tu mensaje y creo haberlo captado.

    1. Altamente probable es que termine detenida o cuando menos procesada por algún tipo de delito que la justicia le tipificará. También es cierto que la mismo tiempo noticias o hechos de ésta índole es preferible, para muchos aunque no para todos, hacer como que no suceden; aunque miremos para otro lado están ahí y siempre de un modo u otro afectan a la sociedad en su conjunto. Gracias por comentario Andrés y por tu activa participación en el blog.

  2. Engañó al marido con otro tipo y se quedó embarazada y ahora quiere vender al hijo? Esto parece de película pero como siempre dicen……la realidad supera la ficción…….

    1. Desde luego la realidad siempre supera a la ficción y en modo alguno no estamos ante una excepción a la regla ni mucho menos, al contrario. La historia tiene varios elementos curiosos y algunos de ellos un tanto confusos. Desde luego no entraré a valorar ni a juzgar la presunta infidelidad a su marido puesto que considero no soy quien para hacerlo, ahora, no deja ser un elemento que se suma a una trama por si misma bastante nefasta. Gracias por tu comentario.!

  3. Como dijo uno en otro comentario parece de cine la historia y es verdad que la realidad siempre supera a la ficción.

Deja un comentario