LOADING CLOSE

Cómo evitar la incontinencia verbal.

incontinencia verbal

Cómo evitar la incontinencia verbal.

La verborrea se define como la falta de capacidad por parte del individuo para guardar silencio; al mismo tiempo éste es condicionado por su necesidad de manifestarse verbalmente.

La verborrea es uno de los elementos característicos en las personas que presentan rasgos de incontinencia verbal.

La capacidad de hablar o comunicarnos verbalmente, es una cualidad del ser humano la cual refleja algunas características particulares de la personalidad de un individuo. La forma en que éste vocaliza, su organización gramatical, el sentido de la estructura de su mensaje verbal, el volumen de su voz y el léxico utilizado son algunas de las principales características; aunque sin duda alguna sus pausas son las que determinan su comportamiento en dicha forma de comunicación.

Cuando establecemos cualquier tipo de comunicación verbal con otra persona, los roles de emisor y receptor se van intercambiando; ello es la base precisamente de una comunicación efectiva. La clave para poder mantener una conversación o dialogo con otra persona se basa en el intercambio fluido y sin reglas estrictas en la función del rol específico. Por tanto en pro de una conversación fructífera o cuando menos agradable, es menester dejar tiempos y espacios para que nuestro interlocutor pueda manifestarse para, posteriormente, adoptar así nuestro rol de emisor.

La incontinencia verbal se manifiesta también de una forma muy particular y adopta una máscara la cual dificulta su detección para el neófito; particularmente cuando uno de los protagonistas del dialogo o conversación abusa de su rol como emisor del mensaje verbal, monopoliza la conversación no dejando espacio para que el otro adopte su rol de emisor. Cuando detectamos que nuestro interlocutor adopta una posición dominante de su rol de emisor, anulando el nuestro y en consecuencia colocándonos en rol de mero receptor pasivo, podemos comenzar a sospechar de que estamos en presencia de una persona que padece incontinencia verbal. Incluso, sin pretender entrar a realizar diagnósticos de carácter general pues entiendo no procede por mi parte el hacerlo, podemos estar ante una persona que padece un trastorno de personalidad.  

Los estados representativos internos y su rol.

Todos tenemos formas diferentes de procesar y, en tal sentido, la tendencia muestra que las personas que presentan incontinencia verbal, tienden a ser predominantemente visuales al momento de procesar internamente. Utilizan términos específicos, los cuales hacen que podamos establecer su predominancia en tal sentido; sus referencias son bien claras desde el lenguaje utilizado y determinan eventualmente su forma de procesar internamente.

Curiosamente, el mayor numero de casos de incontinencia verbal que uno detecta es en individuos predominantemente visuales, en tanto que los auditivos y kinestésicos suelen ser lo más raros de encontrar.

Hablo estrictamente del estado representativo interno del individuo y de cómo éste procesa internamente, lo cual no significa en modo alguno que sea transforme en verdad absoluta ni mucho menos. Simplemente lo anterior puede utilizarse o ser tenido en cuenta a nivel profesional para determinar si estamos ante un problema de incontinencia verbal que se fijó en el individuo o es un estado transitorio, factor éste dado por un motivo particular y fácilmente detectable.  

La escucha activa y la actitud proactiva.

El silencio y aprender a escuchar al otro son dos factores determinantes para solucionar el problema de la incontinencia verbal. Básicamente hablamos de atender desde las necesidades del otro y al mismo tiempo desde las nuestras, para lograr así un equilibrio satisfactorio entre ambas.

En los niños desde luego la tarea recae en sus padres o tutores, los cuales son piezas claves en el condicionamiento del mismo. La tarea consiste en trasmitir los códigos de comunicación básicos establecidos, es decir, aprender a guardar silencio y fomentar la escucha activa. Ésta ultima es un factor determinante en tal sentido pues las personas que presentan incontinencia verbal hacen como que escuchan cuando en realidad solo esperan su turno para intervenir.

Oír no lo mismo que escuchar, la escucha activa se basa en procesar el mensaje del otro, decodificarlo y así lograr entenderlo. Prestar atención a nuestro interlocutor no significa simplemente escucharlo, también debe primar una actitud proactiva; nuestro mensaje no verbal debe así demostrarlo como signo de real interés por nuestra parte hacia sus dichos y manifestaciones.                                  

Lo que pretendemos decir y lo que al final decimos.

Aquí se abre una puerta a la incontinencia verbal, cuando el individuo no logra una coherencia mínima entre lo que quiere manifestar verbalmente y lo que realmente manifiesta. Estrictamente desde la necesidad de comunicarnos verbalmente, se presentan algunas particularidades más que interesantes; por ejemplo, la mayoría de las personas no son capaces de expresar verbalmente todo lo que piensan o de la forma en que realmente desearían. Un alto porcentaje desvirtúa lo que piensa al momento de decirlo, esto bien puede ser a nivel consciente o inconsciente; también determinado ello por la eventual falta de recursos lingüísticos o carencias cognitivas.

Partamos de punto fundamental y determinante, las causas son particulares a cada individuo, con lo cual es menester realizar un abordaje específico en consecuencia. No hay una formula general para aplicar como solución específica al problema de la incontinencia verbal de un individuo, es menester analizar el caso en particular y detectar las causas que lo provocan, para en consecuencia elaborar las estrategias terapéuticas que se adecuen a las necesidades de éste.  

La ansiedad y los estados de nerviosismo.

La ansiedad en ciertos niveles puede desembocar en la incontinencia verbal, particularmente en los individuos extrovertidos; no tanto así en los retraídos o tímidos aunque éstos, en circunstancias particulares y bajo ciertas condiciones específicas, también pueden manifestar rasgos de incontinencia verbal.

Al mismo tiempo procede tener presente que el consumo de ciertas drogas, tanto legales como ilegales, puede provocar incontinencia verbal. Esto suele estar asociado a estados de nerviosismo y ansiedad e incluso, aunque no siempre claro, con conductas agresivas o manifestaciones de violencia psicológica.

Si estamos ante personas que presentan ciertos niveles de ansiedad, procede por nuestra parte el intentar el tranquilizarles o cuando menos no hacer o decir nada para que éste nivel aumente. La comunicación no verbal aquí puede convertirse en buena aliada y sobre todo tener presente la proxémica en tales circunstancias; ello es determinante si fuera el caso de estar ante un individuo que presenta rasgos verbales agresivos.

El éxito de una comunicación efectiva es lograr que nuestro receptor entienda nuestro mensaje y, si fuera el caso, es menester por nuestra parte el modificar nuestras formas para así lograr dicha efectividad. Al mismo tiempo, procede el manifestar abiertamente a nuestro interlocutor si no entendemos lo que pretende transmitirnos con sus palabras, ello en modo alguno significa algo negativo, simplemente que no le entendemos.  

La necesidad de atención y los incomprendidos.

Los egos mal trabajados suelen presentar claros rasgos narcisistas; en tales individuos se manifiesta una necesidad casi compulsiva de satisfacer su necesidad de atención, con lo cual entra la incontinencia verbal como pseudo herramienta para lograr sus fines particulares. Tales personas necesitan ser el eje de atención del entorno, con lo cual el monopolizar conversaciones o utilizar otros recursos es algo frecuente en ellos.

La incontinencia verbal se presenta en dichos individuos también como una forma de “hablar mucho sin decir nada”; el individuo intenta evadir los temas centrales a los cuales debe atender por su propio beneficio. Al mismo tiempo algunos individuos utilizan éste artimaña con otras intenciones, encubrir sus debilidades o aspectos poco favorables a su persona. Es frecuente que las personas que padecen incontinencia verbal tengan serias dificultades para argumentar sus dichos y, a decir, verdad poco o nada les interesa, pues su finalidad es solo lograr convertirse en el centro de atención.

Los incomprendidos suelen interpretar que no son escuchados y también suelen esgrimir que su receptor no les entiende, ello les genera ansiedad ante la impotencia de sentirse no entendidos por su receptor. Que no entendamos lo que nuestro interlocutor intenta transmitirnos puede ser posible, aunque ellos vale decir tampoco se detienen a analizar las formas y contenidos de su mensaje.  

La incontinencia verbal en los niños y los adultos mayores.

incontinencia verbalLos niños, particularmente en ciertas fases de su desarrollo psicosexual, presentan como característica precisamente la incontinencia verbal. Frecuente es la frase “mi hijo habla hasta por los codos”, lo cual en realidad es una necesidad del niño y, al mismo tiempo, oportunidad ideal para los padres de transmitir los códigos básicos de comunicación interpersonales.

Tales síntomas no deben confundirse en modo alguno como un rasgo patológico ni mucho menos, como tampoco inducir a conclusiones y diagnósticos precipitados sobre posibles trastornos de la personalidad o hiperactividad. Un niño en tales fases de su desarrollo precisamente debe comenzar a intentar comunicarse, a repetir y lograr adquirir habilidades cognitivas básicas, ello es parte justamente de su proceso de crecimiento. Aquí los padres juegan un factor determinante en tal proceso, en el cual deben adoptar su rol como facilitadores y actuar como factor estimulante y nunca como uno represor.

En las personas de avanzada edad y, particularmente en aquellas que suelen pasar gran parte e incluso varios días si hablar con nadie, la incontinencia verbal es la consecuencia directa de la incomunicación. Necesitan comunicarse y el ser escuchados es algo en extremo importante dada su particular situación de soledad; pues en su entorno no logran satisfacer precisamente una necesidad básica humana, la de comunicarnos.

En tal sentido, al interactuar con adultos mayores que presentan tal situación, pude comprobar que simplemente escuchándoles atentamente logran, luego de unos minutos, estabilizar su forma de comunicación y pasar así a una fase de utilización de los códigos establecidos en una conversación de tipo coloquial. Aquí desde luego debemos aplicar por nuestra parte la escucha activa, es decir, no solo escucharles, también estimularles a que se manifiesten abiertamente sin pretender reprimir tal necesidad. Nuestra actitud proactiva en sí misma puede lograr nivelar la comunicación interpersonal en tales circunstancias, logrando que los roles de emisor y receptor se ajusten poco a poco de forma natural.  

La intolerancia y la agresividad verbal.

La incontinencia verbal muchas veces se presenta de forma agresiva, particularmente cuando el individuo no logra procesar satisfactoriamente las opiniones diferentes a las de él, cuando le contradicen o cuando por sus propias limitaciones no logra entender los conceptos que les transmiten. Como mecanismo de defensa, vacuo por cierto, intentan contrarrestar los dichos de su interlocutor anulando a éste, las cuales al carecer de argumento desde luego también lo hacen de validez alguna.

En circunstancias particulares algunos individuos con tales actitudes llegan a lastimar y herir los sentimientos del receptor de su mensaje, particularmente cuando éste pertenece a su entorno más próximo, por ejemplo el familiar. Sin dejar de lado otra serie de factores altamente negativos que eventualmente pueden condicionar a dicho receptor a mediano y largo plazo.

Si bien es menester atender desde las necesidades de los demás, hacer gala de un buen saber estar en toda circunstancia y nunca perder las formas, también procede en algunas circunstancias el establecer limites y, eventualmente si las circunstancias así lo determinasen, el detectar cuando es oportuno por nuestra parte poner fin a una conversación.

Si estás interesado en el tema de la incontinencia verbal, porque la padeces o tienes a alguien de tu entorno con éste problema, te recomiendo otro artículo que publiqué anteriormente abordando La incontinencia verbal.

Author: Daniel Costa Lerena

Psicólogo Clínico, Master en Coaching y NLP-DBM. Webmaster y Blogger.

(25) Comments
  1. Creo que es un magnifico articulo, en el que se expresa claramente las causas de este problema que muchas veces nos resulta incomodo y no entendido.

    Hay otra manera de incontinencia verbal que a mi me parece mas incomoda y es cuando alguien espera un silencio para colocar su discurso que para nada tiene que ver con la conversación y con mucha tranquilidad y pausas coloca sin que nadie se atreva a romper el silencio, si alguien se atreve, mira con desprecio y espera a que termine ignorando lo dicho y siguiendo con su discurso.

    1. Gracias Pilar por tu comentario.! El tipo de “modalidad” que comentas de incontinencia verbal es frecuente de detectar, particularmente en individuos narcisistas o que pretenden desviar el hilo del diálogo hacia sus intereses particulares. En fin, variantes y formas de manifestarse la incontinencia verbal hay tantas como personas que la padecen.

  2. Con la expresión "falta de incapacidad" se echa por tierra el resto del texto porque eso es contradictorio en sí. Se ve que eres un aprendiz

    1. Luego de publicar más de veinte artículos con pequeños errores ortográficos y/o gramaticales de forma intencionada y sistemática, una persona me escribe para decírmelo, al fin alguien reacciona.! El “error intencionado” fue corregido pues cumplió su finalidad; en otros artículos que probé hacerlo al no ver reacciones los corregí luego de un par de días, no obstante igual alguno todavía queda por ahí. Gracias Anónimo por tu comentario y por cierto, la etiqueta de aprendiz que me colocas no me ofende o molesta en modo alguno. Ciertamente de bloguero soy un aprendiz y con pretensiones de mejorar, particularmente en los contenidos que publico; a nivel profesional, aunque hace muchos años que ejerzo, entiendo que también sigo en proceso de constante aprendizaje.

    2. La verdad es no se muy bien el sentido del comentario, además claro de intentar rebajar al que escribe, cosa que veo fuera lugar. Por otro lado, una fe de erratas la comete cualquiera, y tampoco creo desmerezca el resto del texto ni cosa que se le parezca. Mejor que criticar es hacer y tampoco estaría mal que le respondieras al autor que hizo una aclaración al respecto. Además, tiene activada la moderación de comentarios y si hubiera querido ni siquiera publica tu comentario pasando de dar explicaciones. Chapó por tu parte Daniel por publicar un comentario anónimo el cual solo tiene en modesto ver un trasfondo tendencioso. Y para más inri, ¿qué tiene de malo ser un aprendiz?

    3. Gracias por dejar tu opinión y por lo que desprende de la misma. Precisamente el blog lo dice, Opiniones Personales, con lo cual cada uno es libre de opinar y expresar sus ideas. Mi política de publicación de comentarios es simple, cualquier opinión será publicada siempre y cuando no se utilice un lenguaje procaz o intente ofender gratuitamente a nada ni nadie; con lo cual entendía que procedía publicar el comentario que se hizo sobre mi presunto error. Y coincido contigo en que ser un aprendiz no tiene nada malo en lo absoluto, al contrario, es el primer escalón para comenzar a recorrer el camino del conocimiento y de la superación. Un saludo.!

    4. Huelga decir que el comentario no tiene mucha intención de estimular mediante la motivación, aunque sí desde a soberbia y la arrogancia, puesto que solo los “iluminados” saben todo y de todo, por cual dejan de aprender.

      No había prestado atención a la intención del mismo, sin embargo, al leer las respuestas, incluso la del autor del blog saco, 2 conclusiones:

      1 – Es cierto que el autor del artículo se hubiera ahorrado el hilo de comentarios y las explicaciones simplemente no publicando el comentario, porque tiene activada la moderación de comentarios, y sin embargo lo hizo!

      2 – El comentario solo se queda en un error gramatical, el cual presuntamente invalida el resto del mismo. Un error que el propio autor explica, y que parece bien sustentado porque al parecer como dice tenía una intención (y al final lo logró porque alguien se lo dejó caer!). El que deja el comentario no tiene intención alguna de valorar el resto del contenido.

      4 – A los demás lectores no les interesó para nada y siguieron con la lectura, y muchos han dejado opiniones y pedidos de ayuda (no abiertamente manifestados aunque se nota claramente).

      5 – Por qué el que hace el comentario no deja la dirección de su blog para que lo podamos apreciar en su perfección gramatical y ortográfica?

      Lamento la extensión de comentario, porque la misma resta importancia al contenido del artículo, el cual considero de gran calidad y utilidad para muchas personas.

      Celebro a quienes hacen y rechazo a quienes deshacen con sus palabras!

  3. Yo lo padesco, es horrible, me meto en muchos problemas. De verdad aveces quisiera mejor ser una persona seria… Siento que necesito hablar.. hablar.. de todo, de lo que me pasa, de lo que hago, de lo que siento… de los demas… de todo… Siento que necesito hablar, de algo, lo que sea… es algo que me oprime dentro, si se algo no puedo cayarlo.. me siento mal 🙁 y ahora que hago?

    1. Gracias Cinthia por compartir tu experiencia. No considero en modo alguno que padecer incontinencia verbal convierta a nadie en una “persona poco seria” ni mucho menos, en todo caso es una persona con un problema. Por otro lado, no hay que confundir la necesidad humana de hablar con la incontinencia verbal o con lo que puede ser un estadio primario de verborrea compulsiva; es decir, una cosa cosa es una cosa y otra es otra. Comunicarnos verbalmente es una necesidad la cual debemos gestionar satisfactoriamente y valorar la misma como una herramienta extremadamente útil. Al gestionar me refiero en parte a controlar y sobre pensar un instante antes de hablar, tampoco se trata de reprimir tus necesidades de comunicación verbal.

      También te refieres a que si “sabes algo no puedes guardarlo”; ahí entramos en otro terreno y procede abordarlo en consecuencia de forma diferencial.

      ¿Qué puedes hacer? Te ofrezco la posibilidad de que tengamos una consulta online gratuita para realizar una valoración particular primaria e intentar ayudarte con tu problema de incontinencia verbal. Para entrar en contacto conmigo puedes hacerlo a través de mi web, costalerena.net, en dónde haciendo click en Contacto te llevará directo a un formulario para que me envíes un mensaje privado y podamos comunicarnos. Espero tu mensaje, un saludo y mis mejores deseos.!

    2. Cinthia, otra posibilidad de ponerte en contacto conmigo es dejando comentario aquí con tu dirección de correo electrónico; al tener configurada la moderación de comentarios el mismo no será publicado en el blog y solamente yo tendré acceso al mismo, con ello se mantendrá tu intimidad y anonimato. La confidencialidad es un factor muy importante y es menester tenerlo en cuenta.

    1. Cinthia, anteriormente respondí a tu comentario y te dejé planteada la posibilidad de ayudarte; me encantaría poder hacerlo. No te agobies y ten en cuenta que es algo que se puede modificar, para así disfrutar del poder hablar y expresarte sin reprimirte por miedo a meterte en alguna situación desagradable.

  4. Muchas gente aunque parece que te esta escuchando no lo hace, como se suele decir: les entra por un oído y les sale por el otro. También es cierto cuando dices que hay gente que solo parece estar escuchándote pero en realidad están pensando en lo que te van a responder o con lo que te van a salir. Yo creo que más que de incontinencia verbal sufren de sordera!!!!Muy buen articulo.

    1. Es frecuente detectar personas que no practican la escucha activa, y están más pendientes de lo que te van a responder de lo que estás diciendo. Ello también se detecta particularmente en las persona con incontinencia verbal. Gracias por dejar tus opiniones sobre la incontinencia verbal!

  5. Para mi la mejor forma de combatir la incontinencia verbal es cerrar la boca y contar hasta 10 antes de hablar. la gente por lo general o suele pararse a pensar en lo que va a decir o las repercusiones que tendrán sus apalabras en su interlocutor. Por supuesto que el primer paso es que el individuo en cuestión tome conciencia de que tiene incontinencia verbal, porque sino no hay forma de arreglar nada.

    1. Coincido contigo, una de las mejores formas de comenzar a solucionar la incontinencia verbal es precisamente aprendiendo a controlarse, sobre todo deteniéndose a pensar por un instante lo que se responderá o lo que se quiere decir. Es muy importante lo que mencionas en cuanto a las consecuencias de nuestras palabras, y ello por tendencia nunca suele ser tenido en cuenta por las personas con incontinencia verbal. Gracias por dejar tus opiniones sobre las incontinencia verbal!

  6. Es cierto que muchas veces decimos una cosa cuando en realidad queremos decir otra, no entiendo porqué sucede, si por inseguridad o por miedo a la reacción de nuestro interlocutor, pero sucede. A mi me sucede que aveces hubiera querido responder de otra forma forma o decirle otra cosa a la persona y eso me causa mucha confusión, no puedo quitármelo de la cabeza. disculpa si no tiene que ver mucho con la incontinencia a verbal mi comentario pero me pareció interesante y tal vez tenga algo que ver en modo inverso, como represión verbal o algo así.

    1. Gracias Leticia por compartir tus opiniones y sobre todo tu experiencia con nosotros. Cada caso es particular y procede realizar un abordaje individual, no se puede caer en generalizaciones las cuales en mi opinión pueden incluso terminar perjudicando más que ayudando. dicho lo anterior, lo que sucede puede o no estar vinculado a la incontinencia verbal, aunque sospecho que se vincula a otra cosa, precisamente más relacionado hacia lo que tu defines como "represión verbal". En cualquier caso y etiquetas aparte, tanto la incontinencia verbal como el reprimirnos en nuestros dichos es algo negativo. Un saludo!

  7. hola, tengo 22 años y a veces hablo demas y digo cosas que ofenden a los demas, lo que hace que a veces tenga problemas no mola nada, a veces reitero lo que digo. Y lo que pienso es que esta mal, diganme que puedo hacer ahora?

    1. Algo estás haciendo, y probablemente sea lo más importante, tomar conciencia de que tienes un problema o una dificultad; desde ahí precisamente se puede partir en la búsqueda de los por qué y cómo éstos se originan. Un buena forma de modificar la incontinencia verbal es localizando sus orígenes y cuáles son los mecanismos de control que no funcionan de forma efectiva, para así lograr modificarlos de forma satisfactoria. Un ejercicio interesante para auto motivarte en la búsqueda del control de tus palabras, es imaginar un escenario en cual tengas pleno control sobre ellas y los beneficios que obtendrás. En cualquier caso, la serie de artículos que he publicado sobre la incontinencia verbal solo son a modo de referencia, y en modo alguno deben ser tomado como modelos terapéuticos ni mucho menos. Mi recomendación es que busques ayuda profesional, porque cada caso es particular y entiendo no procede realizar comentarios tipo "consejos", los cuales incluso pueden terminar perjudicándote aún más. Si quieres puedes ponerte en contacto conmigo y así puedo orientarte mejor, deja un comentario con tu email y te responderé a través de él (los comentarios no se publican sin moderación, con lo cual veré tu dirección de email y no publicaré tu comentario para mantener tu privacidad). gracias por dejar tu comentario sobre la incontinencia verbal y compartir tu experiencia con nosotros!

  8. Un excelente artículo y muy detallado. Analizado por partes de forma clara y de fácil acceso para cualquiera podamos entenderlo. Me sentí muy identificada cuando hablas de los niños pero de modo inverso, porque yo era una niña muy callada. Tímida e introvertida o por lo menos así me veían y creo que lo era. Pero con los años me fui soltando hasta terminar por caer en la incontinencia verbal que tú explicas.

    Tampoco me aclaro en el límite entre la verborrea y la incontinencia verbal. En mi caso me dejo llevar por mis palabras y termino siendo esclava de ellas porque en algún que otro problema me han metido.

  9. Un articulo pensado y trabajado. No se suele pensar desde esa perspectiva y tampoco abordar el tema de la incontinencia verbal en los niños ni en los adultos mayores. Un tema muy complejo que da para mucho pero que lograste resolver de muy buena forma.

Deja un comentario