LOADING CLOSE

La vestimenta para una entrevista de trabajo.

trabajo y empleo

La vestimenta para una entrevista de trabajo.

La vestimenta adecuada en la entrevista de trabajo reforzará la imagen que intentamos transmitir.

Siempre debemos tener presente algunos factores muy importantes al momento de elegir la ropa que utilizaremos para asistir a una entrevista de trabajo; entre ellos se destacan la sociedad en que estamos, el clima y el puesto de trabajo al que nos presentamos como potenciales candidatos.

Insisto, depende mucho del trabajo para el que te presentes como aspirante. Lo que si debes tener siempre es cuenta es la combinación de los colores y cómo te quede la ropa; sentirla cómoda y sobre todo que te transmita seguridad. No depende si te agrada o no, si estás a la moda o pareces muy formal; aquí se trata de transmitir el mensaje que deseas y el hábito sí hace al monje, aunque nos guste o no es lo que hay. El objetivo de una entrevista de trabajo es conseguir un empleo, y hay que que dejar de lado las creencias personales para lograr dicho objetivo.

Debemos tener presente que nuestras sociedades, lamentablemente, están contaminadas con el virus del prejuicio y, no siempre aunque frecuentemente, los talentos y virtudes quedan relegados a un segundo plano. Ciertamente, si al momento de establecer relaciones interpersonales de orden coloquial la primera impresión es lo que cuenta cuando menos a nivel superficial, en la entrevista de trabajo igualmente lo podemos interpretar así. Cuidado, no se trata de despersonalizarse o algo por el estilo, simplemente de adecuarte a las circunstancias y jugar tus cartas en beneficio propio. Lo más importante es sentirse cómodo con la ropa que lleves a la entrevista de trabajo, sentirte seguro, confiado y que por supuesto la vestimenta te favorezca.

Las mujeres y la vestimenta para la entrevista de trabajo.

– Traje de chaqueta o con pantalones de vestir; la falda encima de la rodilla sin llegar a mini falda, si es pantalón preferentemente de corte clásico o recto. Los colores a evitar son el rojo, los tonos marrones y los verdes; busca colores cálidos aunque no demasiado apagados o tristes.

– Cuidado con los zapatos, pueden ser un buen complemento o desentonar completamente. El tacón desde luego es válido y si optas por zapatos planos atenta, mejor con un tacón pequeño que sin él. El bolso de ser posible haciendo juego con éstos y que no parezca una bolsa de hacer la compra ni una mini cartera. Las botas bien pueden ser validas aunque depende no solo de la bota en si, también del puesto de trabajo al que te presentes como aspirante. En algunas sociedades y particularmente en ciertas estaciones del año las mismas suelen ser muy utilizadas.

– Si utilizas falda presta especial atención a las medias. Las de color negro, por regla estilizan las piernas y, dependiendo del color de la ropa, causan un efecto de contraste interesante. Las de color beige o naturales no suelen decir mucho y casi siempre quedan bien, insisto, lo importante es el conjunto y utilizar las medias con sentido, evitando tramas complejas o diseños, los cuales pueden quedar muy bonitos para otras ocasiones aunque aquí estamos hablando de una entrevista de trabajo. Por cierto, las medias rojas, verdes o de otro color no son recomendables a menos que se busque un efecto particular en el conjunto o te presentes a una oferta de empleo relacionada con la moda.

– Una blusa sin muchas florituras y cuidado con los escotes, no se trata de seducir ni tampoco de hacer creer que te presentas como aspirante para entrar a un convento. Repito, no es menester parecer una monja de clausura o una mojigata, como tampoco una modelo de pasarela; simplemente se trata de tener estilo e intentar transmitir lo que deseas de forma efectiva y basada en tus intereses.

La vestimenta del hombre en la entrevista de trabajo.

– Los hombres por tendencia de traje y, eventualmente si las circunstancias lo requieren, corbata. No debe quedarte ni holgado ni estrecho, evita los modelos de los abuelos como también los de última moda medio extravagantes. Importante el color de ambos y, si no tienes un traje, puedes combinar un pantalón de vestir con una chaqueta.

– El gris intenta evitarlo pues parecerás empleado de banco, cuidado con el negro pues creerán que vas a un funeral, si optas por él combina una camisa que no sea blanca. Si puedes no dudes en apostar por un traje azul, transmite sensación de seriedad aunque no de luto; el marrón claro o el beige bien pueden ser una opción válida. También puedes apostar por los nuevos colores que se desmarcan de los clásicos; aunque insisto, cuidado que no es un desfile de modelos ni pretendemos marcar tendencias en tal sentido.

– La corbata, si has optado por ella; termino medio, ni tipo funeral ni caricaturas animadas de ayer y hoy; por lo general las lisas que contrastan con el color del traje no desentonan. El aprieta corbatas es un complemento interesante y respecto del ancho de la misma conviene el clásico, las muy finas tipo años `50 no son muy recomendables de utilizar.

– Los zapatos lustrados y el cinturón haciendo juego. En cuanto a los colores siempre estamos entre el negro y el marrón, los blancos u otros colores desde luego ni los valores como viables. Evita los modelos demasiado a la última y por favor, cuidado con el color de las medias, recuerda que deben hacer juego con el color de los zapatos. Zapatos negros combinados con medias blancas en una entrevista de trabajo es algo casi surrealista, aunque a veces alguno no repara en el detalle que puede eventualmente perjudicarlo en su imagen.

Recomendaciones para ambos sexos.

– Si las circunstancias climatológicas así lo determinan cuidado con los sobretodos negros o las chaquetas de piel, insisto, el look funeral, muy utilizado en ciertas sociedades en épocas de invierno, suele ser bastante contraproducente.

– Los sombreros, tanto para hombres como para mujeres, deben ser complementos que cumplan una función de protección aunque no de distorsión visual. Los guantes en lo posible de piel y de no serlo mejor que ni los vean.

– Las gabardinas de color claro o beige siempre quedan bien y, en el caso de los hombres, las verde oliva también; desde luego hablamos que se suelen utilizar en otoño o inviernos muy suaves.

– Si es menester utilizar un paraguas intentar no entrar con él a la entrevista, por lo general suelen disponer en las instalaciones un lugar apropiado para dejarlo. Respecto del diseño y el color, intentar ser sobrios y discretos es lo que procede.

Author: Daniel Costa Lerena

Psicólogo Clínico, Master en Coaching y NLP-DBM. Webmaster y Blogger.

(6) Comments
  1. tenés razón con que lo del hábito hace al monje. a mi me dejaron de lado seguro por la ropa o la pinta que tengo en más de una. Miguel.

  2. Gracias por tu comentario Miguel.!
    Ciertamente, aunque no me agrade en modo alguno, el hábito en nuestras sociedad sí hace al monje.

    Lamento si te discriminaron en alguna oportunidad por tal motivo.

    Un saludo.

  3. Muy buena explicación y sobre todo muy argumentado, pero no olvidemos que en muchas entrevistas de trabajo uno tiene ganado el no de entrada y sin importar como vistamos, porque simplemente el departamento de RRHH tiene que cumplir con su cuota de entrevistas semanales y justificar su función dentro de la empresa.

    1. Es un hecho que muchos departamentos de RRHH, o mejor dichos quienes gestionan dichos departamentos, muchas veces coordinan entrevistas para cumplir con sus "metas de productividad". Trabajando en RRHH pude observarlo de primera mano, aunque no comparto en modo alguno dicha estrategia o metodología. Sobre todo porque considero que es una falta de respeto el jugar con las personas, con su tiempo y sobre todo con sus ilusiones de encontrar un puesto de trabajo.

      Gracias por tu comentario, el cual refleja una realidad que conozco de primera mano, aunque desde luego no todos conocen. Un saludo!

    1. Coincido contigo Zina, la imagen personal es muy importante y sobre todo en determinados ámbitos laborales cobra una importancia aún mayor. Precisamente, en un curso de formación que hace poco termino de dar en una organización, hablamos sobre las diferencias en la vestimenta respecto de las grandes ciudades, en dónde por tendencia existen otros códigos muy diferentes. Es algo que cualquiera puede comprobar simplemente saliendo a las calles de diferentes ciudades; no digo que en las grandes ciudades o las capitales las personas se vistan mejor o peor para ir al trabajo que en las ciudades pequeñas, simplemente son diferentes códigos y hábitos. El entorno condiciona, y muchas veces inconscientemente utilizamos códigos, como en éste caso el de la vestimenta para ir a trabajar, sin darnos cuenta de ello.

      Muy interesante tu observación Zina. Un saludo y gracias!

Deja un comentario