LOADING CLOSE

Qué es un curriculum y cómo hacerlo.

trabajo y empleo

Qué es un curriculum y cómo hacerlo.

Elaborar un buen curriculum es el primer paso a la hora de buscar trabajo, y una herramienta muy importante para encontrar empleo.

Curriculum proviene del latín, aunque en realidad deberíamos, para ser precisos, decir curriculum viate; puesto que su traducción sería currículo de vida.

Básicamente el mismo es una forma de presentarnos, basados en nuestros datos personales, estudios cursados y experiencia laboral.

Ciertamente la explicación anterior ha ido evolucionando en la última década y nos encontramos que cualquier curriculum actual debería reflejar, aparte de lo anteriormente citado, nuestro potencial.

El curriculum, como comento al comienzo del artículo, es el primer paso a la hora de buscar empleo; el cual puede ser determinante y hacer que el candidato ni siquiera pase a las siguientes fases o bien que llegue a la parte final del proceso, la entrevista personal.

Los modelos de curriculum se han estandarizado a partir del año 2002 con el Modelo Europeo, el cual actualmente es el más utilizado en sus diferentes variantes.

El tradicional curriculum en papel ha dado paso a los digitales o virtuales, incluso lo último es hacer un vídeo curriculum y colgarlo en internet.

Los portales de empleo, tanto para oferta como para demanda, aumentaron en gran número durante la última década y hasta surgieron las redes sociales profesionales.

Los Head Hunters, profesionales especializados en encontrar personal altamente cualificado, también se han multiplicado e incluso existen empresas dedicadas a tales menesteres.

Independientemente de ello un curriculum sigue manteniendo el mismo concepto en cuanto su finalidad, encontrar trabajo.

Aspectos básicos de un buen curriculum.

Hay algunos aspectos básicos que debes tener en cuenta a la hora de redactar tu curriculum, independientemente del modelo que elijas. Ser claro y conciso, no extenderte demasiado y evitar contenido superficial o el cual eventualmente no permita distinguir de forma precisa los datos que deseas reflejar.

Un curriculum es menester estructurarlo de forma sobria, sin adornos o cualquier tipo de elemento innecesario, recuerda que buscas efectividad en el mismo.

Cuidar las faltas de ortografía y la gramática, sin desatender claro está una redacción, si fuera el caso dependiendo del modelo, elegante y en lo posible proactiva. En tal sentido, si redactas, pon especial atención en el tipo de vocablos que utilices, procurando que sean, como comenté anteriormente, proactivos y no pasivos.

Honestidad ante todo, una cosa es pasar por alto algunos detalles, resaltar o remarcar otros y, otra muy distinta, es intentar engañar inventando. Precisamente, algo bastante frecuente son los curriculums inflados, los cuales a decir verdad de desinflan al instante en la entrevista.

Un ejemplo bien claro se presenta cuando se colocan los idiomas que uno domina. No es lo mismo ser bilingüe que nativo, como tampoco hablar de forma fluida un idioma y sin embargo no escribirlo correctamente.

Resalto el tema de los idiomas porque es dónde, quienes “inflan” su curriculum, suelen pisar el palito y son pillados fácilmente en el engaño.

Las actividades e intereses también suelen ser elementos en los que encontramos algunos desajustes con la realidad, por decirlo de un modo amable.

Algunos creen, erróneamente por cierto, que por decir que practican ciertos deportes se les valorará de forma diferente; seamos claros, tampoco por poner que jugamos al ajedrez nos tomarán por personas inteligentes.

Una falacia en toda regla aunque, vale decir, que en este apartado bien el seleccionador puede sacar algunas conclusiones sobre la personalidad del candidato.

La fotografía que elijas para tu curriculum es muy importante; debe ser reciente y transmitir sensaciones positivas, es decir, que no parezca que estás en pose o contracturado, natural aunque claro, a la medida del mensaje que quieres transmitir con ella.

Una sonrisa si te sale natural queda estupenda, y si sonríes demasiado puede parecer que quieres presentarte a un casting para una publicidad de crema dental.

Insisto, ni un extremo ni otro, ni cara agria ni tampoco de bufón.

Recuerda que, en el caso de los hombres, una corbata no necesariamente refleja seriedad y, en el caso de las mujeres, un maquillaje exagerado no quiere decir que resulte necesariamente atractivo. Por supuesto que debe ser a todo color y, de ser posible, tampoco está de más utilizar un editor de imágenes para calibrar los niveles de exposición y luminosidad.

La informática y los idiomas son importantes elementos que debemos reflejar en cualquier curriculum. Son casi obligatorios en la formación de cualquier persona hoy día, cuando menos que aspire a ocupar ciertos puestos de trabajo. Incluso me atrevería a decir que para puestos no considerados de alta cualificación son requeridos.

Las tareas ofimáticas en tal sentido son las grandes protagonistas, teniendo en cuenta el papel que juegan los ordenadores en nuestras vidas y, sobre todo, en el mundo empresarial. Desde luego desenvolverse sin inconvenientes dentro del mundo virtual es más que necesario. Si a lo anterior sumamos conocimientos básicos de hardware informático o seguridad mejor que mejor.

Hoy día los idiomas son una herramienta más que importante a la hora de encontrar trabajo. Luego de nuestra lengua materna debemos especificar cada idioma que hablemos y el correspondiente nivel en cada área del miso, es decir, hablado, leído y escrito.

Conviene reflejarlos por orden de relevancia a nivel internacional del uso de la lengua o por el nivel que tengas de éste; desde luego que si envías tu curriculum para una oferta que solicita dominar una lengua en particular deberás colocarla primero.

Si cuentas con un titulo o diploma que acredite tus estudios del idioma es importante reflejarlo, como también si has vivido en un país de habla diferente y dominas su lengua.

Vale decir que en tal sentido el inglés sigue siendo casi obligatorio aunque otros idiomas son realmente muy valorados; el español, el alemán y el portugués, desde luego son muy solicitados a nivel de empresas internacionales.

Al mismo tiempo, considero oportuno comentar que en ciertas áreas profesionales o ámbitos laborales hablar diferentes idiomas es algo habitual, y que no se consideran un plus. Es más, si no dominas ciertos idiomas directamente te descartarán de la lista de candidatos para ocupar el puesto de trabajo.

Por cierto, si éstas áreas no son tu fuerte convendría valoraras la posibilidad de comenzar a reforzar tus conocimientos en ellas, así lograrás mejorar tus oportunidades a la hora de conseguir empleo.

Las referencias son otro elemento importante de incluir en nuestro curriculum. Si contamos con ellas es interesante valorar la posibilidad de reflejarlas en él. Sirven como prueba de nuestras tareas realizadas e incluso, si las confirman telefónicamente, ellas pueden aportar elementos importantes a nuestro favor. 

En tal sentido vale decir que antes de mencionarlas conviene confirmar la disposición por parte de ellas a colaborar con nosotros. La forma de reflejarlas en nuestro curriculum debe ser clara, sobre todo la forma en que se puedan poner en contacto con ellas.

En el artículo Tipos de Curriculum: ¿cuál te conviene utilizar?, explico al detalle los diferentes modelos de curriculum, incluso los de última generación a nivel virtual y, una aspecto en extremo determinante, cómo desenvolverse en una entrevista de trabajo.

También en el archivo del blog puedes encontrar varios contenidos específicamente dedicados al tema de encontrar empleo, desde cómo vestir para una entrevista de trabajo hasta los aspectos de la comunicación no verbal implicados.

Author: Daniel Costa Lerena

Psicólogo Clínico, Master en Coaching y NLP-DBM.
Webmaster y Blogger.

(1) Comments

Deja un comentario